Jueves, 27 de mayo de 2010

A mí, personalmente, me ha encantado este episodio final. Lo que menos me había gustado de la temporada, eran los flashloquesea, pero al final ha sido bastante emotivo verlos a todos juntos en la iglesia, y nos ha servido para despedirnos de todos ellos, aparte de intuir más o menos porque la luz de la isla era tan importante. Lo malo, es que por el camino, nos hemos quedado con muchas preguntas, y pocas respuestas. Qué no sepamos que coño es la isla, no me ha importado, porque queda como algo místico. Lo más fácil hubiera sido poner un esqueleto de un extraterrestre junto al tapón, y ya tendríamos explicación. Pero otros misterios cómo la cabaña rodeada de ceniza que se teletransportaba de un lugar a otro, el poder de estampar pájaros contra las paredes de y demás poderes de Walt, quién lanzaba los paracaídas con comida de la Iniciativa Dharma, por qué Ilana se disfrazaba de momia, qué tipo infección cogieron Sayid y Clarie... entre otros muchos.  
Seis temporadas esperando el final de la serie, y ahora resulta que estaban todos muertos desde el primer capítulo, y todo había sido un puto sueño de Jack Resines. Menuda mierda de final. ¿No os parece? Pues menos mal, que éste, no ha sido el final de Perdidos, aunque haya algunas personas, entre ellas colaboradoras de programas matinales que lo crean. Aunque tienen parte de razón, todos están muertos, pero unos murieron antes que otros. Charlie murió ahogado en la estación submarina, Locke estrangulado por Ben, Jack cuando cierra el ojo al final del episodio, Bernard moriría de viejo (más aún) en la isla, a Kate la mataría algún fan al salir de la isla, etc. Y cuando todos murieron, se encontraron en esta realidad alternativa, purgatorio, limbo, Matrix, o dimensión creada por la luz electromagnética. 
Por eso hay que proteger esta luz, porque es vida, muerte y resurrección, cómo bien dijo la madre loca de Jacob y Juanes (Samuel). En esta temporada, cada vez que nos mostraban un flashloquesea, se podía escuchar el sonido de la luz electromagnética. Incluso Desmond, cuando se sometió a la radiación de las rosquillas gigantes, viajó a esa dimensión. Un universo, dónde todos llevan la vida que hubieran deseado, o parecida a la que tenían, pero con ligeras variaciones. Debido a esto, el Desmond de la isla, no tenía miedo a morir, ni al humo calvo. Vio  lo que había después de la muerte, y que allí también estaban sus seres queridos, y eso le dio paz. 
Jack se inventó un hijo, porque su padre no lo trató bien de pequeño, y a él le hacía ilusión tener un niño para darle todos los caprichos y el amor que su progenitor no le dio. El por qué lo crearon tan cabezón, es un misterio. La madre al final, era Juliet, pero eso es lo de menos, ya que el puto niño no existe. Por otra parte, Jack también pudo cumplir dos de sus más fervientes deseos, operar al calvo de la columna (ya podía Locke cortarse las uñas de los pies) y encontrar el ataúd de su padre. Que luego no estuviera dentro, no importa, Jack ya está acostumbrado a ello. Sabe que su padre, es un culo inquieto, y que tiene un poco de claustrofobia dentro del ataúd. Es curioso, que todos los demás, recuerden su pasado, teniendo contacto con alguien a quién amaban, y que Jack lo recordara todo al tocar una caja de muerto. Muy siniestro el doctor.
Mientras tanto, Desmond continua con su trabajo de hacer recordar a la gente su pasado, con la ayuda del gordo. A Hurley le toca ir a por Charlie, que parece haberle robado el lápiz de ojos a Richard Alpert. Después ayudó a Sayid, y para ello había que pegarle una paliza a Shannon. Boone, también ayudo a ello, dejándose pegar. ¿Cómo recordó Boone? ¿Le enseñaron una foto en calzoncillos del calvo? Lo que no entiendo es por qué Sayid recuerda todo al tocar el brazo de la rubia, y sin embargo, no recuerda nada al estar con Nadia. ¿Fue Shannon su amor verdadero? Yo creo que el iraquí no es tónto, y eligió a la que más buena estaba. 
Por otra parte, tenemos el famoso concierto, que resultó ser un fraude. El pianista poco más y se come las teclas de tanto poner chepa, y el bajista, que parecía un poco drogado, se pasó más tiempo mirando a una rubia del público, que tocando el bajo. Además, abandonó el concierto nada más empezar, y ya nunca más se supo de él. Se rumorea, que fue a una iglesia, dónde se reúne una secta que adora a una luz brillante. 
El músico es Charlie Pace, y la rubia Claire. Creo que ha sido el reencuentro más emotivo, junto con el de Sawyer y Juliet. Y el que menos, el de Charlotte y Faraday. Aunque era de esperar, porque la pelirroja nunca ha estado enamorada del sombreritos, y en vez de alegrarse de verlo, ha puesto cara de asco. Tal vez recupere sus recuerdos cuando vea el esqueleto de un oso polar, porque aunque Faraday esté en los huesos, no creo que sea suficiente. 
En el concierto también estaba la señora del cardado electromagnético, Eloise Hawking, la mujer que todo lo sabe. Y descubrimos porque sabe tantas cosas, al menos en esta realidad alternativa. Es tan sabia, porque ella ha recordado su pasado, seguramente al ver a su hijo, pero ha preferido quedarse un tiempo más en ese lugar, para disfrutar de su bebé barbudo, hasta que esté preparada para ir a la luz. Pero... ¿por qué sabía tanto esta mujer antes de morir e ir al purgatorio? Lo más seguro es que leyera el diario de su hijo, y de ahí recogió toda la información. Por otra parte, cuando Desmond giró la llave de la Estación Cisne, muy posiblemente, fue enviado electromagnéticamente a ese limbo, dónde se encontró con la vieja que vendía anillos. Es sólo una teoría, pero es la única explicación que se me ocurre. 
Y Kate me ha sorprendido, porque yo creía que recordaría su vida al tocar a Jack, pero fue al ver a dar a luz a Claire, y también por lo bien que le quedaba el vestido que le compró Desmond, que no debió gustarle mucho, porque fue nada más entrar a la iglesia y se lo cambió. Tal vez pensó, que era demasiado provocativo para un lugar sagrado. Pero... ¿de dónde sacó el vestido nuevo? ¿los curas del limbo guardan vestidos en los confesionarios? La verdad, es que sí Jack puede inventarse un hijo, Kate no debió tener muchos problemas para crear un vestido de la nada. 
Volviendo a la vida real, las cosas en la isla, no pintan nada bien. El calvo finalmente encontró a Desmond, y ya puede destruir la isla tranquilamente. ¿Y quién sacó a Desmond del pozo? Pues los hippies de Bernard y Rose. El abuelo de Heidi y su mujer también viajaron en el tiempo, con perro incluido, al detonar Juliet la bomba de hidrógeno. Deberían haberse quedado en 1977, dónde esa actitud hippie de pasar de todo, estaba más de moda. Al menos rescataron a Desmond, aunque estuvieron pensándoselo, porque han creado una regla de no involucrarse en nada. Muy bonito... es mejor dejar a un hombre morir de hambre en un pozo, menos mal que cambiaron de idea. Pero al final, el humo calvo que es un gran rastreador de huellas de perro, los encuentra y amenaza con matarlos, sí el escocés electromagnético no se une a él. 
Mientras tanto, Jack El Breve, cuya misión es proteger la luz de la cueva, decide ir en peregrinación a esa caverna luminosa. Se supone que nadie debe saber su ubicación, sólo él, pero Jack deja que se unan a su grupo el calvo y Desmond. Los dos seres que más daño pueden causar a esa luz. Y es que Jack tiene un plan, matar a Locke, aún no sabe cómo lo va a hacer, pero confía en que Desmond le ayude. Por suerte, más que por otra cosa, al final da la casualidad que quitando un tapón, el calvo pierde sus superpoderes y puede matarlo. El punto débil de Superman era la Kryptonita, y para el humo negro, sólo hay que desenroscar un tapón. 
Porque eso es lo que hay en la misteriosa cueva luminiscente, un tapón. La isla tiene un desagüe, pero en vez de la mierda, se va la luz. Eso sí, está protegido por un campo electromagnético, pero Desmond es inmune y puede quitarlo fácilmente. A partir de ese momento, la isla empieza a comportarse de manera extraña. Comienza a hundirse, pero no de golpe, hay largos periodos de estabilidad, y otros en los que se agita más que una coctelera, y aparecen extraños pedruscos de cartón piedra rebotando por todas partes. 
Antes de este Apocalipsis, recibimos dos grandes noticias, Richard Alpert y el piloto pecho lobo están vivos. Lo de Ricardo no ha sido tan extraño, porque sabíamos que llevaba maquillaje protector, pero lo de Lapidus ha sido una sorpresa. ¿Cómo consiguió este hombre salir del submarino? ¿No lo había dejado inconsciente una puerta voladora? Debe tener unos pulmones como un avión de grandes, o quizás encontró una bombona de oxígeno a tiempo. Tanto meternos con Lapidus, porque no pintaba nada, y al final ha tenido un papel muy importante. Aparte de que es capaz de arreglar un avión sólo con un soplete y cinta aislante, ha sido quién ha sacado finalmente a los losties supervivientes de la isla. 
Por cierto, a Richard Alpert le ha salido su primera cana. Eso significa, que tras morir Jacob, perdió su inmortalidad. En cuanto el avión aterrice en la civilización, seguramente irá directo a comprar un envase de Lady Grecian para cubrir las canas. Unas canas, que Miles tiene como hobbie arrancar. Menos mal que Lapidus está vivo,  sí Miles se aburre durante el viaje, puede pasar el tiempo quitándole las canas de las patillas. ¿Y que ha pintado Miles en la serie, aparte de quitar canas? ¿Su poder para escuchar las últimas palabras de los muertos ha servido para algo importante?  
Entre tanto, Jack y el calvo a secas (ya no es humo), mantienen un feroz combate en un acantilado, que acaba con los dos muertos. Jack morirá un poco más tarde, porque le encanta ir desangrándose poco a poco, mientras camina por la selva, ya le pasó eso mismo tras la operación de apendicitis. Y el calvo muere tras ser disparado por la espalda por Kate, y posteriormente arrojado por el precipicio. Por suerte, esta vez no se ha quedado parapléjico, y muere nada más caer. 
Así que Sawyer y Kate cogen el barco en el que se iba a fugar el calvo, en dirección al aeropuerto de la isla Hidra, mientras que Jack, Ben y Hurley, se quedan en la isla principal para poner de nuevo el tapón en su sitio. Y el momento más enternecedor, fue cuando la pecosa le dice al doctor que le quiere. Creo que es la primera vez que se lo oímos decir a alguien. Pero yo creo que se lo dijo porque estaba ya medio muerto, porque lo siguiente que hizo fue pegar un salto por el acantilado y salir huyendo de ahí. 
De nuevo en la cueva, Jack, que cómo protector de la isla no ha durado ni un día, y le ha dado tiempo a casi destruirla, dimite del cargo, y le pasa el marrón a Hugo. Para ello, emplean el sofisticado método de darle algo para beber. Cómo ya casi no queda agua, porque se ha ido toda por el desagüe, Jack recoge agua de un charco con una botella. El agua estaba más negra que el humo, por lo que no importa lo todopoderoso que se haya vuelto Hurley ahora, la semana de diarrea, no se la quita nadie. 
Y cómo ahora Hugo se encuentra más perdido que un tertuliano de Cuatro con el final de Lost, le pide ayuda a Ben para que sea su segundo al mando. Será el nuevo Richard Alpert, pero sin sombra de ojos. Su primera misión, será ayudar a Desmond a salir de la isla. Por lo que le dice Hurley en el limbo, sabemos que Benjamin fue un buen número dos. Pero Ben aún no está preparado para ir hacía la luz, querrá pasar algún tiempo más con su hija, e irse a la misma vez que ella. Pobre Alex, tanto estudiar para entrar a la universidad, y nada de eso es real... cuando se entere que está en el limbo se va a cabrear.  
Tras varios intentos, a pesar de ser un tapón de goma espuma, Jack consigue colocarlo en su sitio, y la isla deja de hundirse. Posteriormente, el doctor sanguinolento, aparece por arte de magia fuera de la cueva. ¿No se supone que te convertías en humo negro sí entrabas en esa cueva? Se ve que el doctor no fumaba. Así que Jack, continuó manchando de sangre la isla, hasta llegar al mismo lugar dónde todo empezó, y allí se tumbó a esperar a la muerte. Por suerte, no pasó estos últimos momentos de vida solo, Vicente, que había seguido el rastro de sangre, se quedó a su lado, y juntos vieron pasar el avión de Ajira... y su ojo se cerró. 

A mí, personalmente, me ha encantado este episodio final. Lo que menos me había gustado de la temporada, eran los flashloquesea, pero al final ha sido bastante emotivo verlos a todos juntos en la iglesia, y nos ha servido para despedirnos de todos ellos, aparte de intuir más o menos porque la luz de la isla era tan importante. Lo malo, es que por el camino, nos hemos quedado con muchas preguntas, y pocas respuestas. Qué no sepamos que coño es la isla, no me ha importado, porque queda como algo místico. Lo más fácil hubiera sido poner un esqueleto de un extraterrestre junto al tapón, y ya tendríamos explicación. Pero otros misterios cómo la cabaña rodeada de ceniza que se teletransportaba de un lugar a otro, el poder de estampar pájaros contra las paredes de y demás poderes de Walt, quién lanzaba los paracaídas con comida de la Iniciativa Dharma, por qué Ilana se disfrazaba de momia, qué tipo infección cogieron Sayid y Clarie... entre otros muchos.  Pero así es Lost, y sí contestaran todas y cada una de las preguntas, dejaría de serlo. 
Seis temporadas esperando el final de la serie, y ahora resulta que estaban todos muertos desde el primer capítulo, y todo había sido un puto sueño de Jack Resines. Menuda mierda de final. ¿No os parece? Pues menos mal, que éste, no ha sido el final de Perdidos, aunque haya algunas personas, entre ellas colaboradoras de programas matinales que lo crean. Todo lo que sucedió en la isla, es real. Aunque tienen parte de razón, todos están muertos, pero unos murieron antes que otros. Charlie murió ahogado en la estación submarina, Locke estrangulado por Ben, Jack cuando cierra el ojo al final del episodio, Bernard moriría de viejo (más aún) en la isla, a Kate la mataría algún fan al salir de la isla, etc. Y cuando todos murieron, se encontraron en esta realidad alternativa, purgatorio, limbo, Matrix, o dimensión creada por la luz electromagnética. 
 
Por eso hay que proteger esta luz, porque es vida, muerte y resurrección, cómo bien dijo la madre loca de Jacob y Juanes (Samuel). En esta temporada, cada vez que nos mostraban un flashloquesea, se podía escuchar el sonido de la luz electromagnética. Incluso Desmond, cuando se sometió a la radiación de las rosquillas gigantes, viajó a esa dimensión. Un universo, dónde todos llevan la vida que hubieran deseado, o parecida a la que tenían, pero con ligeras variaciones. Debido a esto, el Desmond de la isla, no tenía miedo a morir, ni al humo calvo. Vio  lo que había después de la muerte, y que allí también estaban sus seres queridos, y eso le dio paz. E
Jack se inventó un hijo, porque su padre no lo trató bien de pequeño, y a él le hacía ilusión tener un niño para darle todos los caprichos y el amor que su progenitor no le dio. El por qué lo crearon tan cabezón, es un misterio. La madre al final, era Juliet, pero eso es lo de menos, ya que el puto niño no existe. Por otra parte, Jack también pudo cumplir dos de sus más fervientes deseos, operar al calvo de la columna (ya podía Locke cortarse las uñas de los pies) y encontrar el ataúd de su padre. Que luego no estuviera dentro, no importa, Jack ya está acostumbrado a ello. Sabe que su padre, es un culo inquieto, y que tiene un poco de claustrofobia dentro del ataúd. Es curioso, que todos los demás, recuerden su pasado, teniendo contacto con alguien a quién amaban, y que Jack lo recordara todo al tocar una caja de muerto. Muy siniestro el doctor.
Mientras tanto, Desmond continua con su trabajo de hacer recordar a la gente su pasado, con la ayuda del gordo. A Hurley le toca ir a por Charlie, que parece haberle robado el lápiz de ojos a Richard Alpert. Después ayudó a Sayid, y para ello había que pegarle una paliza a Shannon. Boone, también ayudo a ello, dejándose pegar. ¿Cómo recordó Boone? ¿Le enseñaron una foto en calzoncillos del calvo? Lo que no entiendo es por qué Sayid recuerda todo al tocar el brazo de la rubia, y sin embargo, no recuerda nada al estar con Nadia. ¿Fue Shannon su amor verdadero? Yo creo que el iraquí no es tónto, y eligió a la que más buena estaba. 

Por otra parte, tenemos el famoso concierto, que resultó ser un fraude. El pianista poco más y se come las teclas de tanto poner chepa, y el bajista, que parecía un poco drogado, se pasó más tiempo mirando a una rubia del público, que tocando el bajo. Además, abandonó el concierto nada más empezar, y ya nunca más se supo de él. Se rumorea, que fue a una iglesia, dónde se reúne una secta que adora a una luz brillante.
El músico es Charlie Pace, y la rubia Claire. Creo que ha sido el reencuentro más emotivo, junto con el de Sawyer y Juliet. Y el que menos, el de Charlotte y Faraday. Aunque era de esperar, porque la pelirroja nunca ha estado enamorada del sombreritos, y en vez de alegrarse de verlo, ha puesto cara de asco. Tal vez recupere sus recuerdos cuando vea el esqueleto de un oso polar, porque aunque Faraday esté en los huesos, no creo que sea suficiente.
En el concierto también estaba la señora del cardado electromagnético, Eloise Hawking, la mujer que todo lo sabe. Y descubrimos porque sabe tantas cosas, al menos en esta realidad alternativa. Es tan sabia, porque ella ha recordado su pasado, seguramente al ver a su hijo, pero ha preferido quedarse un tiempo más en ese lugar, para disfrutar de su bebé barbudo, hasta que esté preparada para ir a la luz. Pero... ¿por qué sabía tanto esta mujer antes de morir e ir al purgatorio? Lo más seguro es que leyera el diario de su hijo, y de ahí recogió toda la información. Por otra parte, cuando Desmond giró la llave de la Estación Cisne, muy posiblemente, fue enviado electromagnéticamente a ese limbo, dónde se encontró con la vieja que vendía anillos. Es sólo una teoría, pero es la única explicación que se me ocurre.
Y Kate me ha sorprendido, porque yo creía que recordaría su vida al tocar a Jack, pero fue al ver a dar a luz a Claire, y también por lo bien que le quedaba el vestido que le compró Desmond, que no debió gustarle mucho, porque fue nada más entrar a la iglesia y se lo cambió. Tal vez pensó, que era demasiado provocativo para un lugar sagrado. Pero... ¿de dónde sacó el vestido nuevo? ¿los curas del limbo guardan vestidos en los confesionarios? La verdad, es que sí Jack puede inventarse un hijo, Kate no debió tener muchos problemas para crear un vestido de la nada. 

El momento chocolatina también me ha gustado mucho, al final no era la bomba de hidrógeno lo que funcionó, si el truco de apagar una máquina de golosinas para conseguir una chocolatina fraudulentamente. La teoría de las variables de Faraday estaba equivocada. El pasado no se puede cambiar, lo que pasó, pasó. Al principio tenía razón, pero se ve que se volvió un poco loco por tanto viaje en el tiempo. Al menos, detonar la bomba sirvió para evitar que la luz escapara de la isla, ni el tapón mágico hubiera podido contenerla. Por eso, posiblemente, sería por lo que Jacob decidió exterminar a la Iniciativa Dharma. Se iban a llevar la luz.
Volviendo a la vida real, las cosas en la isla, no pintan nada bien. El calvo finalmente encontró a Desmond, y ya puede destruir la isla tranquilamente. ¿Y quién sacó a Desmond del pozo? Pues los hippies de Bernard y Rose. El abuelo de Heidi y su mujer también viajaron en el tiempo, con perro incluido, al detonar Juliet la bomba de hidrógeno. Deberían haberse quedado en 1977, dónde esa actitud hippie de pasar de todo, estaba más de moda. Al menos rescataron a Desmond, aunque estuvieron pensándoselo, porque han creado una regla de no involucrarse en nada. Muy bonito... es mejor dejar a un hombre morir de hambre en un pozo, menos mal que cambiaron de idea. Pero al final, el humo calvo que es un gran rastreador de huellas de perro, los encuentra y amenaza con matarlos, sí el escocés electromagnético no se une a él.
Mientras tanto, Jack El Breve, cuya misión es proteger la luz de la cueva, decide ir en peregrinación a esa caverna luminosa. Se supone que nadie debe saber su ubicación, sólo él, pero Jack deja que se unan a su grupo el calvo y Desmond. Los dos seres que más daño pueden causar a esa luz. Y es que Jack tiene un plan, matar a Locke, aún no sabe cómo lo va a hacer, pero confía en que Desmond le ayude. Por suerte, más que por otra cosa, al final da la casualidad que quitando un tapón, el calvo pierde sus superpoderes y puede matarlo. El punto débil de Superman era la Kryptonita, y para el humo negro, sólo hay que desenroscar un tapón.
Porque eso es lo que hay en la misteriosa cueva luminiscente, un tapón. La isla tiene un desagüe, pero en vez de la mierda, se va la luz. Eso sí, está protegido por un campo electromagnético, pero Desmond es inmune y puede quitarlo fácilmente. A partir de ese momento, la isla empieza a comportarse de manera extraña. Comienza a hundirse, pero no de golpe, hay largos periodos de estabilidad, y otros en los que se agita más que una coctelera, y aparecen extraños pedruscos de cartón piedra rebotando por todas partes.
Antes de este Apocalipsis, recibimos dos grandes noticias, Richard Alpert y el piloto pecho lobo están vivos. Lo de Ricardo no ha sido tan extraño, porque sabíamos que llevaba maquillaje protector, pero lo de Lapidus ha sido una sorpresa. ¿Cómo consiguió este hombre salir del submarino? ¿No lo había dejado inconsciente una puerta voladora? Debe tener unos pulmones como un avión de grandes, o quizás encontró una bombona de oxígeno a tiempo. Tanto meternos con Lapidus, porque no pintaba nada, y al final ha tenido un papel muy importante. Aparte de que es capaz de arreglar un avión sólo con un soplete y cinta aislante, ha sido quién ha sacado finalmente a los losties supervivientes de la isla. 

Por cierto, a Richard Alpert le ha salido su primera cana. Eso significa, que tras morir Jacob, perdió su inmortalidad. En cuanto el avión aterrice en la civilización, seguramente irá directo a comprar un envase de Lady Grecian para cubrir las canas. Unas canas, que Miles tiene como hobbie arrancar. Menos mal que Lapidus está vivo,  sí Miles se aburre durante el viaje, puede pasar el tiempo quitándole las canas de las patillas. ¿Y que ha pintado Miles en la serie, aparte de quitar canas? ¿Su poder para escuchar las últimas palabras de los muertos ha servido para algo importante? 
Entre tanto, Jack y el calvo a secas (ya no es humo), mantienen un feroz combate en un acantilado, que acaba con los dos muertos. Jack morirá un poco más tarde, porque le encanta ir desangrándose poco a poco, mientras camina por la selva, ya le pasó eso mismo tras la operación de apendicitis. Y el calvo muere tras ser disparado por la espalda por Kate, y posteriormente arrojado por el precipicio. Por suerte, esta vez no se ha quedado parapléjico, y muere nada más caer.
Así que Sawyer y Kate cogen el barco en el que se iba a fugar el calvo, en dirección al aeropuerto de la isla Hidra, mientras que Jack, Ben y Hurley, se quedan en la isla principal para poner de nuevo el tapón en su sitio. Y el momento más enternecedor, fue cuando la pecosa le dice al doctor que le quiere. Creo que es la primera vez que se lo oímos decir a alguien. Pero yo creo que se lo dijo porque estaba ya medio muerto, porque lo siguiente que hizo fue pegar un salto por el acantilado y salir huyendo de ahí.

De nuevo en la cueva, Jack, que cómo protector de la isla no ha durado ni un día, y le ha dado tiempo a casi destruirla, dimite del cargo, y le pasa el marrón a Hugo. Para ello, emplean el sofisticado método de darle algo para beber. Cómo ya casi no queda agua, porque se ha ido toda por el desagüe, Jack recoge agua de un charco con una botella. El agua estaba más negra que el humo, por lo que no importa lo todopoderoso que se haya vuelto Hurley ahora, la semana de diarrea, no se la quita nadie.

Y cómo ahora Hugo se encuentra más perdido que un tertuliano de Cuatro con el final de Lost, le pide ayuda a Ben para que sea su segundo al mando. Será el nuevo Richard Alpert, pero sin sombra de ojos. Su primera misión, será ayudar a Desmond a salir de la isla. Por lo que le dice Hurley en el limbo, sabemos que Benjamin fue un buen número dos. Pero Ben aún no está preparado para ir hacía la luz, querrá pasar algún tiempo más con su hija, e irse a la misma vez que ella. Pobre Alex, tanto estudiar para entrar a la universidad, y nada de eso es real... cuando se entere que está en el limbo se va a cabrear.

Tras varios intentos, a pesar de ser un tapón de goma espuma, Jack consigue colocarlo en su sitio, y la isla deja de hundirse. Posteriormente, el doctor sanguinolento, aparece por arte de magia fuera de la cueva. ¿No se supone que te convertías en humo negro sí entrabas en esa cueva? Se ve que el doctor no fumaba. Así que Jack, continuó manchando de sangre la isla, hasta llegar al mismo lugar dónde todo empezó, y allí se tumbó a esperar a la muerte. Por suerte, no pasó estos últimos momentos de vida solo, Vicente, que había seguido el rastro de sangre, se quedó a su lado, y juntos vieron pasar el avión de Ajira... y su ojo se cerró.

Publicado por JavierPloKoon @ 14:55  | Los otros Perdidos
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por emilio
Domingo, 30 de mayo de 2010 | 8:11
jajaja... muy bueno el resumen!... mucha gracia en el relato hace del "series finale" una cosa "graciosa"

algo que quiz?s te falt? apuntar es lo bien que nada Kate a pesar de tener una herida de bala... se manda el nado hasta el barco!!Muchas risas
Publicado por emilio
Domingo, 30 de mayo de 2010 | 8:12
jajaja... muy bueno el resumen!... mucha gracia en el relato hace del "series finale" una cosa "graciosa"

algo que quiz?s te falt? apuntar es lo bien que nada Kate a pesar de tener una herida de bala... se manda el nado hasta el barco!!Muchas risas
Publicado por emilio
Domingo, 30 de mayo de 2010 | 8:38
jajaja... muy bueno el resumen!... mucha gracia en el relato hace del "series finale" una cosa "graciosa"

algo que quiz?s te falt? apuntar es lo bien que nada Kate a pesar de tener una herida de bala... se manda el nado hasta el barco!!Muchas risas